• Home
  • El Estudio
  • Un poco de historia

Un poco de historia...

 

Las primeras rondas

El Estudio Longitudinal del Bienestar en Uruguay representa una línea de trabajo de largo plazo del Instituto de Economía, que ha involucrado un notable esfuerzo por parte de esta institución y sus equipos de investigación y ha contado con el apoyo de distintas instituciones.

El esfuerzo de avanzar en la construcción de esta fuente de datos comenzó en 2004, liderado por el Instituto de Economía, en acuerdo con la ANEP, institución que desde el principio de la iniciativa ha brindado su apoyo y demostrado su interés en el trabajo realizado. Desde esta fecha el equipo de investigación ha continuado consolidándose e integrando nuevos investigadores y ha contribuido con una serie de investigaciones sobre el bienestar infantil y el estado nutricional de los niños y sus trayectorias, pobreza multidimensional, dinámica de la pobreza, entre otros.

La posibilidad de contar con datos de panel representa una ventaja para poder abordar los temas de investigación del equipo y permite poner énfasis en algunos aspectos menos explorados en la literatura económica. En particular, permite indagar sobre los condicionantes que provienen de la infancia temprana (peso al nacer, situación nutricional, condiciones socioeconómicas del hogar, acceso a programas sociales), así como los procesos de acumulación de habilidades cognitivas y no cognitivas en esta etapa de su ciclo vital, así como sus aspiraciones en términos de logros vitales posteriores.

Los hitos del Estudio longitudinal del bienestar en Uruguay:

  • En 2004, con financiamiento de la CSIC en el llamado  de proyectos de investigación que atendieran la Emergencia Social (Proyecto “La situación nutricional de los niños y el efecto de las políticas alimentarias), se realizó un relevamiento que combinó la toma de medidas antropométricas en las escuelas a los niños que concurrían a primer año del ciclo escolar en el sistema público de educación y una encuesta socioeconómica a sus hogares. A su vez, se obtuvo apoyo de UNICEF y del PNUD, que permitió ampliar la muestra al interior del país. La muestra abarcó a aproximadamente 3000 niños y sus respectivos hogares, siendo representativa de la totalidad de niños que concurrían a primer grado de la educación primaria pública. Se realizaron diversas actividades con ANEP para la difusión de estos resultados, incluyendo reuniones con inspectores y un informe para cada escuela con el detalle de su situación en relación al resto de los centros relevados.
  •  En 2005, con financiación de PNUD, se realizó un segundo relevamiento de medidas antropométricas a los mismos niños del año 2004 en las escuelas respectivas, con el objetivo de analizar la evolución de corto plazo de su situación nutricional.
  • En 2006, con financiamiento del Fondo Clemente Estable y en colaboración con el Instituto de Filosofía de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, se volvió a aplicar una encuesta en los hogares de pertenencia de estos niños en Montevideo y el área metropolitana, como base del estudio “El peso de las preferencias adaptativas en los criterios normativos para el diseño de políticas sociales destinadas a sectores marginales”. En esta oportunidad, se realizó un conjunto de preguntas más amplio a los adultos del hogar con el objetivo de identificar aspectos vinculados a la autonomía y las preferencias adaptativas.
  • En 2009, con financiamiento de PNUD y UNICEF, se realizó un tercer relevamiento  antropométrico de los niños incluidos en el panel. Esto permite contar con información sobre el estado nutricional de una cohorte completa de niños a lo largo del ciclo educativo, puesto que la mayoría de los niños que integraban la muestra original del relevamiento 2004 se encontraban en sexto año de escuela.
  • En 2014 se obtuvo financiamiento de la CSIC en el marco de la convocatoria a proyectos de investigación e innovación orientados a la inclusión social, para generar una nueva ronda de Estudio Longitudinal del Bienestar en Uruguay  (originalmente ESNN), que comenzó a realizarse en 2015. Además, se contó con apoyo de UNICEF y PNUD. La realización de esta nueva ola abre la posibilidad de entrevistar a estos niños con 17 o 18 años. Tomando en cuenta que la última ronda de la encuesta se realizó en 2012, se tendría información de tres momentos muy relevantes de la etapa del ciclo educativo entre quienes no presenten rezago educativo: el ingreso a educación primaria, el ingreso a educación secundaria, y la asistencia al último año de educación secundaria. Entre el resto de los adolescentes es posible identificar el momento en que abandonaron el sistema educativo o los episodios de repetición entre quienes presentan algún grado de rezago escolar. Por ende aplicar la encuesta en la fecha prevista es clave para relevar información de forma contemporánea a la toma de decisiones y así comprender los motivos que subyacen en la toma de decisiones sobre escolarización.