• Home
  • Blog
  • Desvinculaciónen Educación Media Básica: ¿qué la caracteriza?

Desvinculaciónen Educación Media Básica: ¿qué la caracteriza?

 

- Gioia de Melo (IECON), Elisa Failache (IECON) y Alina Machado (IECON)

Las altas tasas de desvinculación en Educación Media son motivo de preocupación en Uruguay desde hace ya mucho tiempo. Si bien este indicador ha disminuido ligeramente en los últimos años, según surge de la Encuesta Continua de Hogares, en 2015 un 17% de los adolescentes de 14 a 17 años que culminaron primaria no asistía al sistema educativo y 31% de los jóvenes de 17 a 18 años no habían culminado Ciclo Básico.

Esta nota resume los principales resultados de una investigación acerca de adolescentes desvinculados del sistema educativo formal de 15 años de edad promedio, que no completaron Educación Media Básica y en algunos casos nunca llegaron a inscribirse en ese ciclo. El estudio involucró una encuesta combinando por primera vez para Uruguay, información de los adolescentes desde la primaria.[1]

Los jóvenes encuestados a fines de 2012 provinieron de dos paneles. Por una parte, se encuestó a 113 adolescentes que en 2006 habían participado de la evaluación de aprendizajes del Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE), cuando se encontraban en tercer grado de educación primaria y que en 2009 participaron de la V Evaluación Nacional de Aprendizajes de ANEP. Por otra parte, se encuestaron 87 adolescentes provenientes del “Estudio longitudinal de bienestar" que el Instituto de Economía inició en 2004 y continuó en 2006 y 2012. El análisis se complementó con el aporte de 30 entrevistas en profundidad para un subconjunto de los adolescentes encuestados.

Se observó que los adolescentes encuestados presentan en promedio mejores condiciones de acceso a bienes durables que los adolescentes provenientes de hogares pobres según la Encuesta Continua de Hogares 2012. En la misma línea, la ECH 2012 indica que el 68% de los adolescentes entre 14 y 17 años que no asiste al sistema educativo formal no sería considerado pobre de acuerdo a la línea de pobreza 2006.

Si bien la mayoría de los encuestados abandonó tras matricularse en primer año de Ciclo Básico, 40% nunca se había matriculado en este ciclo. Importa destacar que en la mayor parte de los casos, y en particular para los que no alcanzaron a matricularse en Educación Media Básica, la decisión de abandono fue apoyada por la familia o fue tomada en conjunto con la familia.

Los principales motivos de abandono para el total de encuestados y en particular para aquellos que nunca se inscribieron a Ciclo Básico refieren a dificultades de aprendizaje y al interés por aprender otras cosas. En este sentido, los resultados del estudio sugerirían la necesidad de redoblar esfuerzos desde edades tempranas para mejorar los aprendizajes, así como de adecuar la currícula a nivel de Educación Media de modo de que ésta se perciba de mayor interés y utilidad para los adolescentes.

Razones para dejar de estudiar. Porcentaje que responde afirmativamente a cada opción.

 

SERCE

Estudio bienestar

 

Total

No se inscribió a Ciclo Básico

Total

No se inscribió a Ciclo Básico

Te resultaba difícil

65,2

74,2

48,0

57,1

Te interesaba aprender otras cosas

46,3

51,6

36,9

49,2

Ayudabas a tu familia

37,6

33,1

29,4

40,6

Comenzaste a trabajar

32,7

27,9

23,8

34,6

Razones que registran mayor porcentaje de respuestas afirmativas en el Cuadro 9 del artículo “Adolescentes que no asisten a Ciclo Básico: caracterización de su trayectoria académica, condiciones de vida y decisión de abandono”.

En línea con lo anterior y resaltando la estrecha relación entre el rezago escolar y la desvinculación con el sistema educativo, más de 75% de los encuestados repitió al menos una vez, siendo los tres primeros años de escuela y primero de Ciclo Básico los años más frecuentes. Adicionalmente, los desempeños educativos en 3er grado de primaria eran significativamente inferiores para los adolescentes que no asistían al sistema educativo formal en 2012 respecto de los que continuaban asistiendo. La auto-valoración que realizaron en el último año de primaria los adolescentes que en 2012 se encontraban desvinculados respecto a su habilidad para resolver un problema matemático, comprender un texto y buscar información en internet también fue notoriamente más baja que la de los adolescentes que en 2012 continuaban asistiendo. Asimismo, cuando fueron encuestados en 2009 mientras asistían a primaria, más del 25% de los adolescentes provenientes de la evaluación SERCE que posteriormente se desvincularon del sistema educativo, respondió estar en desacuerdo o muy en desacuerdo con la idea de querer seguir estudiando una vez que terminaran sexto de primaria. Ello destaca la importancia de trabajar sobre las habilidades no cognitivas, en particular de fortalecer la autoestima de forma de permitir a los pre-adolescentes aspirar a logros educativos más elevados. A su vez, las expectativas de sus padres en 2009 acerca del máximo nivel de estudios que alcanzarían también eran considerablemente bajas.

Si bien más del 65% expresó su interés en volver a estudiar, al indagar en las razones de por qué no lo hacían, se derivó que, en gran parte de los casos, no contaban con las condiciones para volver a hacerlo. Las entrevistas en profundidad plantean además que la falta de información acerca de los plazos y requisitos de ingreso y la falta de coordinación en el sistema educativo colabora para que los adolescentes no se vuelvan a matricular.

En su conjunto, los resultados del estudio sugieren que las políticas orientadas a disminuir el abandono en el sistema educativo formal deberían iniciarse desde la educación primaria e involucrar también a las familias de estos jóvenes, criterio que ha comenzado a tenerse en cuenta en algunas políticas implementadas en los últimos años.

 


[1]Esta columna se basa en el artículo “Adolescentes que no asisten a Ciclo Básico: caracterización de su trayectoria académica, condiciones de vida y decisión de abandono” (Páginas de Educación, Vol. 8, n° 2, julio-diciembre 2015, Montevideo (Uruguay), p 225-257. ISSN 1688-7468). Las autoras agradecen el apoyo que la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) brindó al Instituto de Economía de FCEyA financiando el seguimiento a adolescentes que no asisten al sistema educativo formal durante el año 2012 y al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd) por financiar la investigación realizada a partir del relevamiento.